AnaGT Creativos
Expertos en Comunicación Audiovisual

Yoga Infantil: Los Mandalas

"La fuerza del mandala reside en tí mismo"

 
La palabra mandala proviene del sánscrito y significa “rueda o círculo”. Esto tiene que ver con su característica primordial: son imágenes circulares que nacen de un eje central, del que se desprenden dibujos simétricos hacia los cuatro puntos cardinales. El diseño es libre y usualmente, su diseño y el posterior coloreo son parte de un ritual que se utiliza con fines curativos, de meditación y de entretenimiento.

Por eso, dibujar estos hermosos diseños circulares dice algo de nosotros, y también el color que les damos posteriormente. El significado de los mandalas depende, entonces, de las formas que contengan en su interior (ya que de por sí, siempre serán redondos) y de los colores que le den vida.

Los colores, como pocas cosas, expresan cabalmente nuestro estado de ánimo, aunque no lo identifiquemos conscientemente, el color que elegimos para pintar tiene muchísimo que decir de nosotros.

• Blanco: el color perfecto. Es iluminación, pureza, la nada, el todo por hacer.
• Negro: se relaciona con la muerte, el misterio o la ignorancia. Lo profundo, la tristeza.
• Gris: color de la neutralidad, la sabiduría y la renovación. Calma y espera.
• Verde: significa naturaleza, crecimiento y esperanza, libertad, felicidad.
• Azul: implica tranquilidad, alegría, satisfacción y paz.
• Rojo: amor, pasión y sensualidad. Energía pura.
• Amarillo: color del sol, de la luz y de la simpatía irradiada.
• Naranja: energía, dinamismo, ambición, ternura, valor.
• Rosa: aspectos femeninos e infantiles, dulzura, altruismo, paciencia.
• Morado: amor al prójimo, idealismo y sabiduría. Contemplación.
• Violeta: música, magia, espiritualidad, transformación, inspiración.
• Oro: sabiduría, claridad, lucidez, vitalidad.
• Plata: capacidades extrasensoriales, emociones fluctuantes, bienestar.

COMPARTIR ESTA PÁGINA
Twitter Facebook Linkedin Google+